Enjuague bucal: tipos, características y efectos secundarios

El uso del enjuague bucal como parte de la rutina de higiene oral es habitual en muchas personas. Culminar el cepillado haciendo buches con estos productos ofrece la sensación de una boca más limpia y fresca.

De todos modos, debes saber que en el mercado existe una gran variedad de estos productos. Incluso el odontólogo puede indicar el uso de algún enjuague bucal específico para prevenir o tratar algún problema oral.

Si bien estos productos son seguros si se los utiliza de manera correcta, no deja de existir la posibilidad de que aparezca algún efecto secundario. Sigue leyendo y entérate todo lo que debes saber sobre los enjuagues bucales.

¿Qué es un enjuague bucal?

El enjuague bucal, también llamado colutorio, es una solución líquida que se retiene un tiempo dentro de la boca para limpiar las estructuras orales o hacer gárgaras. El baño de dientes, encías, lengua y demás mucosas con este producto ayuda a promover la salud bucodental.

Los enjuagues bucales contribuyen a la higiene, pues favorecen la eliminación de gérmenes y controlan la placa bacteriana. Además, dejan un aliento fresco, hidratan los tejidos orales y reducen el malestar en la boca.

Los ingredientes con los que se fabrican los colutorios varían entre marcas comerciales y les otorgan diferentes características. Es así que se pueden encontrar enjuagues para prevenir las caries, tratar la gingivitis o incluso blanquear los dientes.

Importancia de su uso

El enjuague bucal es un complemento de la higiene oral para que esta sea más completa y efectiva. En ningún caso reemplaza el cepillado de dientes y el uso del hilo dental, sino que los refuerza.

Al tratarse de un líquido que se mueve en la boca, el enjuague bucal alcanza zonas de difícil acceso, donde las cerdas del cepillo y el hilo no logran llegar. Es así que gracias a su acción se logra reducir la proliferación de microorganismos y la formación y acúmulo de placa bacteriana.

Esto le permite prevenir varias de las enfermedades odontológicas en las que intervienen las bacterias orales, como las caries y la gingivitis. Además, refresca el aliento y puede mejorar algunos casos de halitosis.

Tipos de enjuagues bucales

La mayoría de los colutorios orales favorecen la disminución de los gérmenes de la boca y previenen enfermedades de la cavidad bucal. Pero además existen muchos enjuagues bucales que se utilizan de manera precisa en situaciones específicas.

En el mercado es posible encontrar una gran oferta y variedad de estos productos que suelen ser de venta libre. Conocer las diferencias y características de cada enjuague bucal puede ser de gran ayuda a la hora de buscar el adecuado.

A la hora de elegir el que convenga, lo ideal es consultar al odontólogo para optar por el que más se ajuste a las necesidades individuales de la boca. A continuación, mencionamos diferentes tipos de colutorios orales y cuándo se recomienda usarlos.

Colutorio bucal.
Los enjuagues bucales no son todos iguales. Existen formulaciones que responden a diferentes necesidades.

Enjuague bucal de uso habitual

Este es el enjuague bucal más básico y común del mercado, pues sus principios activos son similares a los de las pastas dentales. Este líquido permite eliminar bacterias y restos de comida de la boca, dejando una sensación de aliento fresco.

Por su contenido de flúor aporta una ligera protección contra las caries. Se los puede encontrar de distintos sabores y algunos contienen alcohol.

Enjuague bucal antiplaca o antiséptico

Los principios activos que contiene este tipo de enjuague bucal permiten que sea muy eficaz para la reducción de la placa bacteriana de la boca. Con frecuencia se utiliza el antiséptico digluconato de clorhexidina, pero a veces se combina con otros ingredientes como fenoles, povidona iodada, sales metálicas o aceites esenciales.

Son los colutorios de elección para el tratamiento de la gingivitis y la periodontitis. Además, pueden resultar útiles luego de la colocación de un implante o de otra cirugía oral, ya que disminuyen el riesgo de infecciones y favorecen la curación de los tejidos.

En casos de aftas y úlceras bucales, un enjuague bucal antiséptico puede disminuir las molestias y acelerar la curación.

Enjuague bucal con flúor

Se trata de un enjuague bucal que contiene una mayor concentración de flúor que los de uso habitual. Por esta razón, es capaz de proteger el esmalte dentario y prevenir las caries e incluso revertir los primeros estadios de la enfermedad.

Son de utilidad para adultos y niños con alto riesgo de caries. Los odontólogos deben ser quienes prescriban este tipo de colutorio e indicar al paciente la manera correcta de usarlos. El profesional debe precisar la frecuencia y el tiempo de uso del producto.

Colutorios para la xerostomía

Los pacientes que sufren xerostomía o boca seca necesitan utilizar un enjuague bucal capaz de lubricar sus tejidos orales. Además, el producto disminuye la sensación de boca seca y previene problemáticas asociadas a la sequedad oral, como el acúmulo de placa bacteriana y las infecciones orales.

La mayoría de estos productos combinan minerales, flúor y vitamina E.

Enjuagues bucales para usos específicos

Existen enjuagues bucales que tienen funciones específicas y que están indicados en situaciones particulares:

  • Prequirúrgicos: el odontólogo puede indicar el uso de un enjuague bucal con hexetidina o clorhexidina antes de realizar una intervención quirúrgica; sobre todo antes de las cirugías periodontales. Estos ingredientes con acción antiséptica, antibacteriana y antifúngica disminuyen el riesgo de complicaciones luego de la operación.
  • Para pacientes con ortodoncias: se trata de un enjuague bucal que mejora la higiene dental y otorga protección extra a los pacientes que usan aparatos.
  • Para prótesis dentales: es un colutorio sin alcohol que permite fortalecer las encías y las mucosas de los pacientes que usan prótesis dentales.
  • Refuerzo del blanqueamiento dental: el dentista puede indicar el uso de un enjuague bucal con bajas dosis de peróxidos aclaradores luego de haber realizado un tratamiento de blanqueamiento dental. Usar el producto cada cierto tiempo permite prolongar los resultados obtenidos.
  • Enjuagues para la sensibilidad: en pacientes que sufren sensibilidad dentaria, el uso de un enjuague bucal que contenga nitrato potásico puede resultar útil. No se recomienda utilizar por más de 2 o 3 semanas.

Características de los enjuagues bucales

Un enjuague bucal se caracteriza por ser una solución líquida capaz de eliminar los restos de alimentos, gérmenes y placa bacteriana acumulada en la boca. El agregado de ingredientes específicos permite que haya una amplia variedad para tratar y resolver problemáticas concretas.

Otro aspecto característico es que son fáciles de usar, por lo que pueden usarlo tanto adultos como niños que sepan escupir. Aunque no se recomienda su utilización en menores de 6 años.

Tampoco se aconseja usar estos productos en personas que tienen un sistema inmunitario comprometido o que están recibiendo quimioterapia. Aunque su manipulación es sencilla, siempre es recomendable leer las instrucciones del fabricante.

En general, a menos que el odontólogo haga una indicación diferente, su uso está recomendado luego de realizar el cepillado de dientes y de usar el hilo dental. Se coloca una medida del producto en la tapa provista para tal fin y se lo lleva a la boca.

Se mantiene el líquido dentro de la cavidad oral haciendo movimientos que permitan que el líquido llegue a todas las estructuras de la boca. Luego de un minuto, más o menos, se lo escupe y no se vuelve a enjuagar ni comer o beber por al menos media hora.

Con estos pasos simples es posible proteger la cavidad oral, disminuir la placa bacteriana y lograr un aliento fresco.

Posibles efectos secundarios

Algunos componentes de los enjuagues bucales pueden dar origen a estos efectos secundarios:

  • Irritación de las mucosas: sobre todo los que contienen alcohol o lauril sulfato de sodio (SLS), pueden irritar las mucosas orales. Se deben evitar si existen lesiones que no han cicatrizado o aftas.
  • Manchas en los dientes: algunos antisépticos que contienen los colutorios pueden manchar los dientes y las mucosas si se los utiliza de manera prolongada. Es importante seguir las indicaciones del odontólogo para evitar este efecto no deseado, sobre todo al usar un enjuague bucal que contenga clorhexidina, hexetidinas o peróxidos.
  • Problemas estomacales: tragar pequeñas cantidades de enjuague bucal puede ocasionar acidez estomacal, cólicos o diarrea.
  • Alergias: ingredientes de los colutorios pueden ocasionar reacciones alérgicas en algunos pacientes. Esto provoca hinchazón de los labios y encías, ardor, erupciones o dificultad para respirar. En esos casos es fundamental suspender su uso y consultar al médico para tratar el cuadro alérgico. Si existen antecedentes de intolerancia a xilitol, flomentol o SLS, se deben revisar las etiquetas para evitar productos que los contengan.
  • Sequedad oral: si bien existen colutorios para mejorar las condiciones de la boca seca, aquellos que contienen alcohol pueden empeorar la situación.
  • Ardor o dolor cuando se usa: algunas personas relatan una sensación de hormigueo, ardor o dolor al hacer buches con colutorios que contienen alcohol.
  • Eliminar el microbioma oral saludable: utilizar un enjuague bucal antiséptico muy potente de manera frecuente puede eliminar las bacterias beneficiosas de la boca.
  • Mayor riesgo de cáncer: algunos ingredientes sintéticos relacionados con un mayor riesgo de cáncer, como el triclosán, se utilizan para la confección de ciertos enjuagues orales. Su uso debe limitarse a situaciones que el odontólogo crea pertinentes.
Sequedad de labios por enjuagues bucales.
La sequedad de labios y mucosas del interior de la boca es un efecto adverso que puede aparecer con los colutorios que tienen alcohol.

Señales que indican un uso excesivo del enjuague bucal

El uso de un enjuague bucal prescrito por el odontólogo debe ser con base en sus indicaciones. En el caso de los colutorios de venta libre, lo recomendable es no sobrepasar una o dos veces al día.

Pero existen personas a las que les agrada la sensación de boca limpia y aliento fresco que estos productos le otorgan y los utilizan varias veces en una jornada. El uso excesivo del enjuague bucal puede dar origen a varios efectos secundarios:

  • Sangrado de encías al usar el enjuague bucal.
  • Aftas persistentes.
  • Sequedad bucal.
  • Dolor o sensibilidad en la boca luego de usar el producto o al cepillar los dientes.
  • Manchas en los dientes.

Un aliado en el cuidado de la boca

El enjuague bucal es un gran aliado a la hora de cuidar la salud bucodental. Es un complemento del cepillado y del hilo dental que ayuda a llegar a sitios que las cerdas y la seda no logran alcanzar.

Pero su utilización ha de hacerse con responsabilidad. Consultar al dentista sobre el mejor producto para las necesidades de la propia boca y usarlo siguiendo las recomendaciones del profesional evitará complicaciones.

The post Enjuague bucal: tipos, características y efectos secundarios appeared first on Mejor con Salud.

admin

Aficionado en el mundo Warez y de la criptomonedas, puede visitar mi página para ver las mejores faucets y ganar satoshis gratis.

Website: https://bonus.satoshigratis.ga/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *