Mi pareja se enfada y no me habla: a qué se debe y cómo actuar

Toda relación de pareja debe atravesar por conflictos. De hecho, son estos los que determinan el nivel de compromiso, la madurez y el respeto que ambos se profesan. Cuando mi pareja se enfada y no me habla es natural que no sepamos cómo actuar, en especial cuando no conocemos exactamente las razones de su enojo.

No es infrecuente que esto ocurra. Miles de parejas en todo el mundo tienen que lidiar con este problema, uno que no siempre se gestiona de la manera correcta. Por supuesto que debes ser empático con tu pareja y calzarte sus zapatos, pero esto no implica asumir toda la culpa o irrespetar tu propia integridad. Hoy te indicamos qué se puede hacer cuando mi pareja se enfada y no me habla.

¿Qué hacer cuando mi pareja se enfada y no me habla?

Los expertos y los investigadores están de acuerdo en que la comunicación es uno de los pilares de toda relación sana. De hecho, muchas veces es un síntoma de satisfacción como lo puede ser también el sexo o la intimidad emocional. Cuando esta se ve alterada, es de esperar que surjan conflictos que pongan en peligro la estabilidad de la relación.

El silencio es una de las tantas respuestas que una persona elige ante un enojo. Algunos optan por evitar un conflicto verbal, de manera que traducen sus frustraciones aislándose del problema. Es decir, detrás de una evasión comunicativa se esconde una razón; una que ha motivado que tu pareja haya decidido romper el canal comunicativo.

Esto no es nada saludable, e incluso es un síntoma de escaso compromiso con la relación. No todo conflicto de pareja es malo, ya que puede ser saludable para resolver actitudes que molestan a ambos. El problema está que muchas veces el silencio se traduce en resentimiento y distanciamiento, sin mencionar la frustración y la inseguridad que produce en el otro.

Si tu pareja se enfada y no te habla, es muy probable que no sepas cómo controlar la situación. Los primero que debes evitar es asimilar la misma actitud. Optar por pagar con la misma manera en ningún caso resolverá el conflicto. Te proponemos 6 ideas que puedes aplicar que nos proporcionan los expertos.

1. Hazle saber a tu pareja cómo te sientes

Si mi pareja se enfada y no me habla, es importante conversar y buscar el origen del problema
La comunicación es uno de los pilares fundamentales de toda relación, algo que debe recordarse en los momentos de conflicto.

La mejor forma de lidiar con el silencio de tu pareja es haciéndole saber cómo te sientes al respecto. Aunque él o ella seguramente querrán evadir cualquier canal comunicativo, debes crear uno que te permita expresar tus sentimientos y emociones hacia esta actitud.

Esta iniciativa es contraria a la que manifiesta tu pareja. Además, demuestra que estás dispuesto a conversar sobre los motivos de su enojo y a buscarle una solución. Una relación no se puede construir desde la distancia, mucho menos desde el odio. Si de verdad quiere apostar por la relación, te escuchará y asumirá que el silencio es una actitud muy poco productiva.

2. Sé empático y reflexivo

Cuando tu pareja esté dispuesta a asumir su compromiso con la relación, tú también debes asumir otro. Es en este punto en el que la empatía y la reflexividad pueden serte de gran ayuda. Debes ser empático con respecto a los motivos de su enojo, entender sus causas, comprenderlas en su contexto y conectar con sus emociones y sentimientos.

De igual manera, debes asumir una actitud reflexiva. Sin reflexión corres el riesgo de asumir acríticamente los detalles, lo cual puede derivar en una sensación de culpa. La empatía y la reflexividad sin duda te ayudarán a resolver el problema, en caso de que tu pareja esté dispuesta a dar el paso.

3. Ten paciencia

Por desgracia, no siempre lograrás convencerla de que se abra contigo. De acuerdo con la gravedad de la situación que ha producido su enojo, de su madurez emocional y de sus experiencias puede pasar más tiempo del que esperas antes de que esta decida asumir una actitud activa.

Es por esta razón que la paciencia será un gran aliado de tu parte. Te ayudará a controlar tus expectativas, así como no condicionar los resultados hacia lo que esperas que suceda. Además, es mejor que él o ella aclare su humor, reflexione al respecto y calme su temperamento antes de tener la conversación decisiva. Cuando estamos enojados no siempre elegimos las palabras correctas al hablar.

4. Evita condicionarte por la sensación de culpa

Si tu pareja se enfada y no te habla, debes evitar internalizar una sensación de culpa. Recuerda que no eres tú quien ha decidido evitar el problema, aislarte, optar por callar y marcar una distancia. Los adultos resuelven problemas como adultos, de manera que nunca debes asimilar una actitud de culpa que justifique aquella que ha tomado tu pareja.

En el fondo este es el gran problema de culpabilizarte: justificar lo que está haciendo él o ella. Por supuesto que es válido enojarse por algo, así como también querer un espacio para reflexionar al respecto, pero tarde o temprano se debe discutir al respecto. Si esa discusión nunca llega no debes creer que todo ha sido por tu culpa.

5. Respétate a ti mismo

Si mi pareja se enfada y no me habla, es importante valorarse
Reflexionar acerca de lo que pudo haber pasado en la relación y cómo eso nos afecta es importante para seguir adelante.

Ampliando la premisa anterior, recuerda que debes respetarte a ti mismo ante cualquier acusación infundada. Como es natural debes estar abierto a reconocer tus errores, ofrecer una disculpa, meditar en tus actitudes y modificar algunos detalles en pro de la relación.

Sin embargo, esto no implica que cualquier acusación que esta te recrimine será válida si no tiene fundamento. Por ejemplo, que él o ella se haya enojado contigo porque alguien más te coqueteó (sin que tú hayas respondido al coqueteo). Eres responsable de lo que haces o dices, no de lo que hacen o dicen los demás. Tener presente esto es respetar tu integridad.

6. Reconsidera los límites y los consensos de la relación

Por último, otra de las cosas que se pueden hacer si mi pareja se enoja y no me habla es reconsiderar la relación. Después de todo, una actitud de este tipo que se prolonga durante días y días (o en todo caso es repetitiva) no es más que un síntoma de inmadurez emocional.

Además, es una actitud que a veces se usa para manipularte. Debes estar atento a los motivos que hay detrás de ella, así evitas caer en un juego lleno de trampas. Sin importar el amor, el cariño y el respeto que le profeses a esa persona, no tiene nada de malo decidir que él o ella no tiene el compromiso suficiente con la relación. A veces la mejor opción es dar un paso hacia atrás.

Con esta última reflexión esperamos haber aclarado muchas formas de actuar cuando pensamos “mi pareja se enoja y no me habla”. En definitiva, la mejor forma de resolver el problema es hablando, así como haciéndole saber que distanciarse no beneficia en nada a ninguno de los dos.

The post Mi pareja se enfada y no me habla: a qué se debe y cómo actuar appeared first on Mejor con Salud.

admin

Aficionado en el mundo Warez y de la criptomonedas, puede visitar mi página para ver las mejores faucets y ganar satoshis gratis.

Website: https://bonus.satoshigratis.ga/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *