¿Qué es el efecto Pigmalión y cómo usarlo a nuestro favor?

«De repente, Ana se vio boca abajo contra el piso; tal y como lo había anticipado desde hace algunas semanas, desde que había empezado a pensar en el baile de graduación, soñó que se pisaba el pantalón—que era demasiado largo— y tropezaba con él hasta aterrizar en el piso». ¿Casualidad, adivinación o causalidad? Desde la Psicología se explica mejor como el «efecto Pigmalión», que relaciona expectativas y resultados. ¿De qué se trata?

¿Qué es el efecto Pigmalión y cómo funciona?

Conocido también como «profecía autocumplida», el efecto Pigmalión hace referencia a la influencia que tienen las expectativas sobre otros, y cómo estas acaban por cumplir la creencia de la que parte.

Entre los estudios iniciales respecto a este efecto psicológico, nos encontramos con los de Rosenthal y Jacobson, que investigaron cómo la expectativa sobre un alumno influye en el comportamiento y en el rendimiento del mismo.

De este modo, si el profesor cree que su alumno es inteligente y le dedica más tiempo a su progreso, el alumno se comportará de acuerdo a dicha creencia y buscará estar a la altura de la misma.

Lo mismo sucede en el caso contrario; si un alumno es percibido como poco aplicado o ineficiente, eso también influye en la percepción que tiene de sí mismo. Ahora bien, como casi todas las cosas, hay algo más respecto a la profecía autocumplida; la persona —en este caso el profesor— debe creer y estar convencido de que determinado alumno es muy aplicado.

Así logrará causar el efecto pretendido, además de que comunicará una coherencia entre su pensamiento, su decir y su hacer. Esto último es un factor clave para que el alumno interprete y viva como tal el hecho.

¿Qué es el efecto Pigmalión y cómo funciona?
El efecto Pigmalión puede verse reflejado en ámbitos escolares, laborales y hasta sentimentales.

Te puede interesar:: Cómo usar el pensamiento positivo

Ejemplos del efecto Pigmalión: ¿qué ocurre?

El efecto de las expectativas también puede aplicarse en el ámbito laboral y de la empresa. Por ejemplo, si un jefe cree que su secretaria es muy inteligente y que debería estar en otro puesto, le ofrecerá oportunidades para su desarrollo, le prestará atención a su crecimiento y le dará tareas que le permitan superarse.

Esto implica que el resto de las personas que trabajan en el mismo lugar no demuestren una evolución similar porque no tienen las mismas oportunidades. De este modo, finalmente será la secretaria quien terminará sobresaliendo en el conjunto y ascendiendo a otro puesto, «dándole la razón » a su jefe.

Por otro lado, también se ha hablado mucho del efecto Pigmalión a nivel de las relaciones. Si una persona cree que su pareja le es infiel, empezará a comportarse en base a lo que cree; controlará su celular, le hará llamados varias veces al día, etcétera. Con el tiempo, su pareja terminará la relación porque está agobiada y, con ello, reforzará la creencia inicial.

En síntesis, si bien sabemos que este efecto tiene que ver con las expectativas, también debemos reconocer que las mismas suscitan o provocan un cambio en el comportamiento de las otras personas. Así, se genera un efecto circular o tipo bucle, que hace que expectativas y comportamientos se retroalimenten de manera mutua.

¿Cómo aprovechar el efecto Pigmalión?

El efecto Pigmalión podemos aprovecharlo a nuestro favor. Por ejemplo, si conseguimos generar una percepción favorable en nuestra audiencia, es posible que también consigamos su apoyo.

Por otro lado, podemos señalar a otras personas lo que esperamos de ellas. De esta forma, les mostramos confianza y seguridad para motivarlas y fortalecer su autoestima.

Incluso, podemos revisar las expectativas sobre nosotros mismos para identificar cuáles son aquellos discursos o creencias que tenemos interiorizados como mandatos y que nos «aprisionan».

En última instancia, este efecto viene a poner de manifiesto lo nocivos y limitantes que son los estereotipos y los prejuicios. Así pues, es una invitación abierta a revisarlos y corregirlos.

Efectos negativos

El efecto Pigmalión también provoca algunas consecuencias negativas. Entre estas encontramos las siguientes:

  • Produce ansiedad, ya que causa preocupación excesiva por aquello que sucederá en el futuro.
  • A veces, impide disfrutar de los momentos y conectarse con lo que sucede, al estar más pendientes de aquello que podría suceder.
  • Incurre en el autosabotaje, al pensar solo en las posibilidades negativas.
  • Conduce a una visión de túnel, a través de la cual solo se perciben algunos detalles mientras se pasa por alto información clave para pensar de otro modo.
  • Puede provocar expectativas inalcanzables en otras personas, lo que acaba frustrándola.
Mujer con ansiedad
La ansiedad excesiva es uno de los efectos negativos del efecto Pigmalión.

Prever para crecer, no para detenerse

Como hemos detallado, el efecto Pigmalión puede tener un efecto positivo o negativo, según el uso que le demos. Por un lado, si prevemos diversos escenarios y tenemos en mente ciertas expectativas, podemos mejorar algunos aspectos para estar preparados ante distintas situaciones.

Por el contrario, si dejamos que nuestra mente se anticipe sin límite, es probable que nos sintamos abrumados, asustados y desconfiados. Es importante entender que no podemos controlarlo todo y que también debemos desarrollar cierta tolerancia a la frustración.

The post ¿Qué es el efecto Pigmalión y cómo usarlo a nuestro favor? appeared first on Mejor con Salud.

admin

Aficionado en el mundo Warez y de la criptomonedas, puede visitar mi página para ver las mejores faucets y ganar satoshis gratis.

Website: https://bonus.satoshigratis.ga/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *