Sigue estos consejos para cuidar tus plantas de interior en el invierno

A pesar de estar protegidas de la hostilidad climática externa, las plantas de interior en el invierno requieren cuidados específicos. Esto se debe a ciertas condiciones propias de la estación más fría del año. Además, algunas estrategias comunes para mantener templado el hogar pueden ser perjudiciales para ellas.

Los cambios bruscos de temperatura, el frío extremo o la menor cantidad de luz diaria son algunos de los obstáculos que deben afrontar. Para muchas especies, se trata de una época de poco crecimiento.

Sin embargo, evitar el estrés invernal las deja preparadas de la mejor manera para el florecimiento de la primavera. Cuidar las plantas de interior en el invierno es más sencillo siguiendo una serie de recomendaciones.

Riesgos para las plantas de interior en el invierno

Se trata de una época delicada para las plantas, que requieren ciertos cuidados extras que aporten a la superación del clima hostil. Algunas de estas situaciones son típicas del invierno y pueden poner en riesgo la salud del jardín interior:

  • Temperatura: no solo el frío extremo perjudica a las plantas de interior en el invierno. También los cambios bruscos de temperatura, generados por la fuerte calefacción diaria y su ausencia nocturna.
  • Aire seco: otra característica de los meses invernales es que el aire se encuentra más seco con respecto a la primavera y al verano; algo que perjudica a las plantas.
  • Días cortos: los días son más cortos en el invierno, lo que se traduce en una menor cantidad de horas de luz solar.
  • Humedad: el sustrato suele secarse más rápido en estos meses, debido al bajo nivel de humedad que circula en el hogar, que desciende al 10- 20 %. En general, las plantas precisan un promedio del 50 %.

7 consejos para cuidar tus plantas de interior en el invierno

Mantener la salud de las plantas durante los meses más fríos del año no es una tarea compleja, pero sí requiere prestar atención a ciertos detalles. Aunque existen algunos lineamientos generales, es recomendable revisar los cuidados específicos de cada especie.

Una buena forma de determinar qué necesita cada una es conocer las condiciones de crecimiento que tienen en la naturaleza. Sobre todo, durante los meses fríos.

Por ejemplo, no es lo mismo una especie tropical que una selvática o de zona templada. Acercarse lo más posible a estas condiciones ambientales en el hogar es la mejor manera de cuidar tus plantas de interior en el invierno.

Humedad en invierno para plantas de interior.
Conservar la humedad en invierno es vital para ciertas plantas que son tropicales.

1. Encontrar luz solar

Buscar los espacios del hogar donde más luz natural ingresa es una medida fundamental durante la estación fría. Hay que mudar las plantas hacia esa zona, con el cuidado de no dejarlas expuestas a ráfagas de aire helado. También hay que girarlas para que reciban luz en toda su extensión, lo que evita que algunas ramas se estiren más que otras.

En caso de que siga siendo insuficiente, existen luces artificiales que pueden ayudar. Por ejemplo, lámparas de horticultura o tubos fluorescentes.

2. Revisar los niveles de humedad

Como ya se mencionó, los niveles de humedad suelen descender en el interior de los hogares durante el invierno. Esto afecta de forma directa a muchas especies de plantas que requieren una cantidad media o alta.

Es posible evitar estos daños de varias maneras:

  • Evaluación: introducir un palillo de madera o un dedo en la tierra funciona para conocer el estado de la maceta. Si está seco al retirar, hay que aumentar la humedad.
  • Vaporización: vaporizar o rociar con agua las partes superiores de la planta, así como mantener el sustrato húmedo, son medidas importantes.
  • Humidificador: para conseguir un efecto similar existen los humidificadores, que emiten vapor de forma constante.
  • Mudanza: otra estrategia es mover las plantas a las partes del hogar donde más humedad circula. Por ejemplo, el baño o la cocina.
  • Bandeja con agua: colocar las macetas en una bandeja con agua genera humectación constante. Sin embargo, no deben estar en contacto directo, ya que perjudica a las raíces.

3. Reducir el riego

En términos generales, las plantas de interior en el invierno requieren menores niveles de riego. Se trata de conseguir un equilibrio entre la falta de humedad y la menor necesidad de agua. El riego excesivo puede pudrir las raíces o generar enfermedades derivadas de los encharques, como la aparición de hongos.

Vale la pena recordar que, según cada tipo de planta, las necesidades varían. Algunas especies, como los cactus y sus derivados, soportan mejor la sequía, mientras que las tropicales requieren riegos esporádicos, aun en invierno.

4. Alejar de la calefacción

Una de las mayores amenazas para las plantas en esta época es el uso de calefactores. Es importante mantenerlas alejadas de estufas, hornos y radiadores, para que no sufran cambios bruscos de temperatura.

Se debe intentar regular el ambiente para que el clima oscile entre los 15 y los 20 grados centígrados. Sobre todo durante la noche, cuando suelen apagarse los dispositivos de calor.

5. Limitar el uso de fertilizantes

Muchas plantas de interior en el invierno reducen o detienen su crecimiento. Por este motivo, no es necesaria la aplicación de fertilizantes, aunque sí es posible hacia el final de la estación. De esta manera, se dejan preparadas para la época de crecimiento primaveral.

6. Poda y trasplante

Algunas personas aprovechan para podar y trasplantar sus jardines internos. No todas las especies lo precisan, por lo que es importante revisar cada caso. Las enredaderas, por ejemplo, se ven favorecidas con una poda en vísperas de la primavera.

7. Control de plagas

Es común pensar que, por estar en el interior, las plantas no quedan expuestas a las plagas. Sin embargo, los meses de invierno favorecen la aparición de algunas. Por ejemplo, los ácaros, los mosquitos de los hongos y las arañas rojas, entre otras.

No dejar de revisar este aspecto. En caso de ser necesario, aplica insecticidas polivalentes. En el caso de los hongos, colocar bicarbonato de sodio diluido en agua, tanto en las hojas como en la tierra, ayuda a combatir la situación.

Plagas en plantas de interior.
Las plagas pueden ser más frecuentes en invierno, cuando la menor humedad y el calor de los radiadores mejoran sus condiciones de sobrevida.

Detalles importantes para cuidar tus plantas de interior en el invierno

Es importante prestar atención a la temperatura del agua al momento de regarlas. No tiene que estar demasiado fría y, en lo posible, no contener cloro. Lo recomendable es conseguir agua desmineralizada.

Mantener limpias las hojas quitándole el polvo aumenta la recepción de luz solar.

Por otro lado, evita moverlas demasiado. A pesar de que ciertas mudanzas tienen el objetivo de conseguir mayor luz natural o humedad, el traslado constante puede estresarlas. Muchas personas suelen sacarlas al jardín durante el día y volver a entrarlas en la noche. Sin embargo, el movimiento constante es contraproducente.

The post Sigue estos consejos para cuidar tus plantas de interior en el invierno appeared first on Mejor con Salud.

admin

Aficionado en el mundo Warez y de la criptomonedas, puede visitar mi página para ver las mejores faucets y ganar satoshis gratis.

Website: https://bonus.satoshigratis.ga/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *